El acuerdo sobre la salida de Reino Unido de la Unión Europea fue rechazado con 432 votos en contra.

Londres.- La Cámara de los Comunes de Reino Unido votó este martes en contra del acuerdo sobre el Brexit negociado por el Ejecutivo de Theresa May y la Unión Europa, en la peor derrota parlamentaria que ha sufrido un Gobierno británico en la historia reciente. 

La votación, resuelta en apenas unos minutos, se dio con 202 votos a favor del acuerdo y 432 en contra. Aunque la prensa británica ya había anticipado una derrota del Gobierno, ha sido por un margen mayor del esperado. Ahora, la 'premier' tiene tres días para volver a Westminster con la 'hoja de ruta' a seguir tras el 'no' de los diputados británicos al acuerdo del Brexit.

El líder del Partido Laborista de Reino Unido, Jeremy Corbyn, anunció una moción de censura contra el gobierno de Theresa May, después del rechazo al Brexit.

Corbyn argumentó que May ha protagonizado la peor derrota que ha sufrido un Gobierno británico en Westminster desde los años 20. “El veredicto es absolutamente concluyente”, dijo, según informó la BBC.

Además, reprochó a la 'premier' que “en los últimos dos años solo ha tenido una prioridad: el Partido Conservador”.

El presidente del Consejo europeo, Donald Tusk, pidió coraje a Reino Unido después de que el Parlamento británico haya tumbado el acuerdo del Brexit negociado entre Bruselas y Londres, al tiempo que ha sugerido que si los británicos lo desean pueden frenar el proceso de salida.

“Si un acuerdo es imposible, y nadie quiere (una salida) sin acuerdo, entonces ¿quién tendrá finalmente el coraje de decir cuál es la única solución positiva?”, escribió Tusk en su cuenta oficial de Twitter, apenas minutos después de anunciarse el resultado del voto en la Cámara de los Comunes.

“Lamentamos el resultado del voto e instamos al Gobierno británico a aclarar sus intenciones con respecto a los próximos pasos a seguir tan pronto como sea posible”, añadió un portavoz de Tusk consultado por Europa Press.

La Unión Europea se mantiene unida y responsable, por lo que seguirá trabajando para tratar de reducir los daños causados por el proceso de divorcio, ha añadido la fuente, que ha precisado que el bloque mantiene los trabajos de preparación para todos los escenarios, incluido el de una salida caótica de Reino Unido por el fracaso de las negociaciones.

¿Qué es el Brexit y cómo se llegó allí?

Brexit es una abreviatura de las palabras inglesas Britain (Gran Bretaña) y exit (salida), y es el término empleado para describir la salida de Reino Unido de la Unión Europea (UE). Los británicos votaron a favor de abandonar la Unión Europea el 23 de junio de 2016. La celebración de un referendo para decidir si Reino Unido debía continuar o no en la UE fue una de las promesas de campaña con las que el entonces primer ministro David Cameron logró la reelección en 2015, explica la BBC.

Y en la votación, que tuvo lugar el 23 de junio de 2016, un 48,1% de los británicos votó a favor de quedarse en el bloque, pero un 51,8% se pronunció a favor de abandonar la UE.

Entre otras cosas, la pertenencia a la Unión Europea implica la aceptación de las llamadas “cuatro libertades fundamentales”: la libre circulación de trabajadores, mercancías, servicios y capitales. Y el principal argumento de la campaña a favor de la salida fue que con el Brexit los británicos iban a “recuperar el control” sobre sus propios asuntos, en particular sobre sus fronteras, lo que permitiría un mejor control de la migración.

En principio, el Brexit se producirá la medianoche del 29 de marzo de 2019. El plazo, sin embargo, puede ser extendido si el gobierno británico así lo solicita y los otros 27 miembros de la UE están de acuerdo.

La decisión de salir de la Unión Europea causó un verdadero terremoto político en Reino Unido, forzando la renuncia de David Cameron; y el país ha pasado los últimos dos años y medio tratando de ponerse de acuerdo sobre el tipo de relación que quiere mantener con la Unión Europea, al tiempo que el gobierno de la nueva primera ministra, Theresa May, negociaba los términos de la separación.

Entre otras cosas, el acuerdo establece un período de transición que tiene como objetivo darles a las partes tiempo para ajustarse y negociar los términos de su nueva relación. Dicho período de transición se extendería hasta el 31 de diciembre de 2020 y, durante el mismo, no habría mayores cambios en la relación entre Reino Unido y la Unión Europea.

El acuerdo también define cuánto dinero le debe pagar Reino Unido a la Unión Europea para honrar los compromisos adquiridos como miembro del bloque: unos 39.000 millones de libras (casi US$50.000 millones).

Las partes también se comprometen a mantener los derechos para los ciudadanos británicos que actualmente viven y trabajan en otros países de la UE y para los ciudadanos europeos que viven y trabajan en Reino Unido.

El punto de la polémica, sin embargo, es una “salvaguarda” para evitar la instalación de una frontera física entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte.

Reino Unido podría terminar saliendo de la Unión Europea el 29 de marzo próximo sin un acuerdo, lo que según las previsiones del Banco de Inglaterra tendría serias consecuencias para su economía. Pero esta posibilidad también podría hacer que el gobierno, el Parlamento o incluso el pueblo británico, a través de unas elecciones generales o un nuevo referendo, decidan suspender o cancelar el Brexit. (Europa Press | BBC)